ARTE SONORO

ALUMNOS DE LA ASIGNATURA DE ARTE SONORO DE LA EMMD

EXPOSICIÓN: CÚPULA DE LA ESCUELA DE ARTE 12-16 DE JUNIO DE 2017 

El Colectivo de Arte Sonoro y Creación Radiofónica de la Escuela Municipal de Música y Danza de Talavera de la Reina, es un grupo inter-generacional de creación sonora en el ámbito amateur con más de 6 años de andadura. La formación y la mediación con diversos colectivos.

Con la inclusión de estas manifestaciones, como síntomas de una procesualidad del arte extendida hacia la sociedad, queremos contribuir a implicar y visibilizar la legítima voluntad expresiva y la sensibilidad estética del cuerpo social en su horizontal movilidad.

Profesores: Ruth Abellán, Omar Felipe y Arturo Moya Villén. 

OBRAS 

De fondo 

Autores: Carlos Jiménez, Javier Llamas, Antonio Luchoro, Manuel Fdez. y Sebastián Rubio.

De fondo parte de una reflexión sobre los procesos perceptivos de diferenciación entre ruido y señal. Nuestro material es precisamente el murmullo sonoro que recubre la experiencia cotidiana, aquellos sonidos ordinarios que hemos dejado de escuchar y han pasado a engrosar el inconsciente sonoro. Este sustrato es sometido a una operación esencial: la sustracción, bajo el escurridizo criterio de lo singular frente a lo ordinario, de aquellos estímulos percibidos como señal, despojando a estos fondos de aquéllos fenómenos diferenciales que les confieren una identidad nítida.

De Fondo fue presentada por primera vez en 2016, en la feria de arte emergente JUSTMAD, dentro de la sección New Media, organizada por EX, Asociación de Arte Electrónico y Experimental.

Teclaiku: esto no es un teclado. 

Autores: Eva Álvarez, Manuel Fernández, Carlos Jiménez, Javier Llamas, Antonio Luchoro, Francis Rodríguez y Sebastián Rubio.

Teclaiku: esto no es un teclado es una obra que reelabora el juego surrealista del cadáver exquisito. La ordenación aleatoria de una serie de fragmentos de Haikus (breves poemas tradicionales japoneses)*, distribuidos a lo largo del teclado, es el procedimiento con el que sustituimos la extracción ciega de frases recortadas y depositadas en un sombrero que usaron los artistas dadaístas y surrealistas. La participación activa del espectador, con sus “elecciones” azarosas, generará una nueva continuidad poética sobre los materiales originales puestos a su disposición. El alto grado de concordancia que se da en la combinatoria propuesta resulta de la laxitud narrativa propia de toda expresión poética, así como del tono contemplativo consustancial a la práctica del Haiku.

(*)= Los poemas han sido extraídos del libro HAIKU de las Cuatro Estaciones de Matsuo Bashō.

¿Cómo funciona? 

Al presionar la tecla se escucha un fragmento de Haiku, al pulsar otra, sonará otro fragmento que puede o no corresponder con la continuación de dicho Haiku, pero que producirá una combinatoria plausible y en muchos casos significativa.

Ya no me recuerdo 

Autor: Carlos Jiménez.

Esta pieza busca la representación de la perdida de la memoria mediante la búsqueda de un significado contrario al propuesto a la imagen. Se presenta la esponja, concebida originalmente como elemento de absorción, lo que podría ser entendido por el espectador como la capacidad para “absorber” los

conocimientos. Sin embargo, se enfoca desde el punto de vista de la porosidad de la esponja y la “facilidad de la memoria para escaparse”.

“Yo, ya no me recuerdo 

¿Quién soy yo si la memoria 

es la esencia de mi ser? 

No tiene presencia 

es solo ausencia, es vacío. 

Búscame en los huecos de la esponja, 

entre los silencios de la música, 

desclava así mi existencia 

Recuérdame, ámame 

Te necesito para seguir viviendo.” 

Sapere Aude 

Autor: Eva Álvarez

En esta obra, encontramos una piedra con una soga anudada.

La piedra, que vendría a simbolizar el origen de la vida, así como el conjunto sentimental y emocional. La piedra es el comienzo y el fin, pero también, el desarrollo. La piedra ha visto crecer lo orgánico y lo inorgánico. La piedra lo sabe todo, lo ha visto y oído todo, mientras que la piedra, se adhiere a nuestro cuerpo y nos acompaña en nuestro camino.

Esta piedra es un fragmento de un elemento mayor. Y, mientras que la piedra es rígida y fría. La soga es blanda y cálida.

Ambos objetos parten del contexto de las raíces judeo-cristianas, la cuerda como elemento de vestuario y la roca, como lugar de residencia, donde se encierra la parte invisible del ser (sus sentimientos).

“Debajo del manzano te desperté, 

allí mismo donde te concibió tu madre, 

donde te concibió la que te dio a luz. 

Grábame como un tatuaje sobre tu corazón, 

como un tatuaje en tu brazo. 

Porque es fuerte el amor como la muerte, 

y la pasión, tenaz como el infierno. 

Sus flechas son dardos de fuego, 

como llama divina. 

No apagarán el amor ni lo ahogarán 

océanos ni ríos” 

Misteriosa elección de misterios 

Autor: Javier Llamas

Esta obra busca la crítica de la presión mediática y política. Además del aspecto sonoro, se ha tenido también muy en cuenta el visual.

La urna simboliza la aparente libertad del individuo para elegir qué prefiere para el futuro político de su país. El elemento clave de la pieza, se encuentra dentro de la urna: el altavoz, concebido como arma de doble filo.

Por un lado, podemos entender el altavoz como elemento de manipulación mediática, la cual puede llegar a saturar al espectador y hacerle sentir perdido dentro del laberinto del pensamiento político.

Por otro lado, puede considerarse al altavoz como un elemento de difusión de la opinión pública, la cual se vería representada por los espectadores (vivos y muertos) del laberinto, que, a su vez, vienen a representar (especialmente los muertos) a quienes lucharon e incluso dieron la vida por su libertad y la de su nación.

Continuando con el aspecto visual, se colocan sobre la urna dos sobres, uno blanco, que viene a representar la “pureza” de las elecciones ciudadanas, y otro similar, manchado con sangre, que busca simbolizar el “bombardeo” de información que sufren los electores, así como el trasfondo histórico de los comicios “democráticos”, que conocemos hoy en día, gracias a la lucha de un reducido sector social.

Así mismo, se puede considerar la paloma muerta en la pila bautismal mencionada en la grabación como símbolo de la falsa laicidad del Estado español, y con una clara intención crítica hacia la institución eclesiástica y su relación con la política.